Poesía

Dos poemas de Salman el Magnífico

Salman el Magnífico (Óscar Alfonso Fuentes Peña) es descendiente de familias chiapanecas, nació en México D.F. y actualmente radica en la Ciudad de México. es Licenciado en Estudios y Gestión de la Cultura por parte de la Universidad del Claustro de Sor Juana. Sus labores dentro de las Ciencias de las Humanidades se desarrollan principalmente en la literatura, el arte visual y la gestión cultural. En 2015 publicó la novela Espectroscópico. Ésta, es de orden fantástico y experimental donde el lector se encuentra con un juego entre el arte plástico y la música. Las líneas de pensamiento que genera Óscar parten de lo necesario, y así mismo se complementan por su gusto al rock, el arte y la filosofía (en especial de Gilles Deleuze). Como poeta se ha presentado en el Museo Universitario del Chopo, Centro Cultural de las Artes Vivas así como en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, la Feria Internacional de Libro Zocalo 2019 y, La Otr@ FIL 2019 en Guadalajara, entre muchos otros espacios. Su propuesta literaria se desarrolla principalmente en cuento, poesía y ensayo. De tal manera que sus textos se construyen con base en la integridad cultural, artística, científica y naturalmente instintiva, sensitiva. Recientemente ganó el primer lugar en el V Torneo de Historias Mínimas José Mayoral. Además es miembro de la Academia Literaria de la Ciudad de México. Próximamente publicará su primer libro de cuentos El reverso de Babilonia.

Con Inmanencia mantiene una propuesta innovadora dentro de las artes visuales; en ella propone la técnica mixta que parte del tallado en huesos de animales, pintura de óleo y materiales orgánicos. Inmanencia  se ha expuesto en diferentes recintos de la actual CDMX entre los que se encuentran el Museo Legislativo de la Cámara de Diputados, Hotel Marriot, Instituto Mexicano de la Juventud, Escuela de Danza Folcklórica, entre otros.

La pasión, producción e intercambio de conocimiento son los ejes centrales de este artista.

Si quieres conocer más sobre el autor puedes visitar www.tolaxotl.com o si bien sus redes sociales como facebook y youtube en donde se encuentra como Tolaxotl. Sin más, aquí dos poemas:

E R M

Mórbido en el mundo de las letras
Comer tornasol de nervios
No queda más que masticar esos besos y su piel, el corazón a pulso, las entrañas y esferas
aeriformes parten el tintero que endulza el oscuro de la sustancia
Apetito por las fojas al vuelo
Pensamientos a mordico
Adrenalina y ósculos se posan en el bombazo
Fluctuante amor.

Poeta sólo es el relámpago, descarga, convulsión, jaguar eterno
El buen intelectual se rifa el físico entre flores y rock
¿Por qué llamar poemas a los plásticos estéticos y racistas?
Si las reflexiones son de una sensibilidad apabullante ante los versos artificiales
La vida poética es músculo al filo del abismo.
Abismo por contenedor de lo inmensamente
rico y agradable. Por dolor. Por perdón. Por la temeridad de esos labios a besar
Entre ácaros los géneros literarios son los únicos que se atropellan.

En el barrio de Polanco salí a buscar la calle de Baudelaire, desolado me puse a pensar
¿Y la estatua de Armando Ramírez?
¿Y la réplica del oído de Hoffman?
¿Dónde quedaron los fragmentos de sus botellas?
Vidrios en el suelo. La risita se divierte en la celda
El prisma de la locura en el cerebro.

El berrinche exuda por los ojos de las llenas, estrellas de rock que forman grupitos designando puestos jerárquicos. ¿En el fondo te gusta la política, eh?
Te veo desde aquí con tu trajecito de mil rayas y eso que todavía deambulas por los clubs a la underground.
Machos lamiéndose el sisirisco pal rastro huesos a roer
–¿Y si me das la dirección de difusión cultural? Ya sabes que lo macho vende. Sabes que te quiero, guapo.
Puto sólo es el ojete
-Atacáis por la espalda caballero erecto de la dinastía azul, pastillitas fluorescentes
por el cogote
-La testosterona no cabalga calzones cagados
Mentira lo que te dijeron en los comerciales
-El exceso gangrena la lengua papitorreica
Y ahí vas a decir que bufas a los infrabeats y que por eso ya eres poeta
Está bien. Déjenme sólo.

Ya me voy a atragantarme de letras. Pandoritas de color luna, estímulos carmesís me urgen desde su fondo blanco
El follaje y mis debilidades tiendo a la oxidación. La corola de la madures revienta sus botones Huele bien
Las costuras son cicatrices
En pliegos de cuatro fojas te he ido disfrutando con el inquieto latir de mis ojos por tantos años en el poliedro de las voces

Mijo, te confesaste con el hollywood poético.  Y una fe en las drogas y el alcohol, ficciones de la literatura que se inventa realidades
Tenemos cinco ojos para abrazar cada sol que probamos
Tu historia nunca nos la hemos tragado
Ese menso aristócrata en el que te has ido convirtiendo y al que quieres postergar idealizando
la porquería es lo berrinche de tu lado universal.

Mico

La risa del mico me mordía los tímpanos
Intenté contener la caricia, disimular la sonrisa coqueta
Y arrastrar el tono lascivo de mi voz.

Camisa de once varas el numerito romántico que monté con velas
Vino tinto y un plato al centro con variedad de carnes crudas

Me comporté a la medida
Risa boba, chiste estúpido y mi cara de pendejo

El parpadeo de la dopamina en sus ojos

Cuando ella elegía con el palillo la carne blanda que momentos antes sus ojos saboreaban yo mordía el veneno de mis palabras enfatizando el reflejo de la luz que derretía la vela sabor mango
Mis colmillos tenían sed
Y estábamos sentados a la distancia de un beso y por dentro mi fuego erguido se abría paso deseando lamer sus labios

Llegamos a su casa y condescendiente me permitió arrastrar las cadenas de Alicia
Nos reíamos en el interminable amor escarlata de otra botella de vino
Y de las risas y los besos pasamos a fajar y lubricar el apetito de la supervivencia

Fue entonces cuando confirmé que el chango sí estaba mojado. Y mi olfato se dejó llevar por la fragancia de ese cuerpo desnudo

Una noche más en que dos espíritus intercambian el aliento de sus marejadas

A los infiernos
Bajamos con gusto los que por una manzana damos sentido a las pulsaciones del peligro

Frutos maduros de tiempos sin principio en que el chango sonreía libre
En la ciudad yo salgo a estirar las alas en una noche que me hace considerar la pertinencia
de sumergirme en ese mar para que crezcan las raíces en la tierra mojada que pisé hace
algunas horas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad