Poesía

Dos poemas de Sergio Alarcón Beltrán

Sergio Alarcón Beltrán es un poeta nacido el 8 de septiembre de 1967 en Tianguistengo, Hidalgo; aun así, radica en la Ciudad de México, donde es egresado de la UNAM y ha recorrido una travesía por el mundo de la poesía, siendo autor de los libros Piedra de todas las edades, Imperio de miradas, La otra cara del gato, Saltarina, Canción de lluvia, Flor de cáncer, Piedras preciosas, Atlas de nubes, Arpa de lluvia, Conversaciones con la lluvia y la antología A mar abierto que recopila sus poemas. Muchos de sus poemas han sido traducidos para revistas y antologías, al inglés, portugués, francés y catalán. Es presidente de SEPIA Ediciones y un excelente promotor cultural que se ha dado a la tarea de difundir las letras mexicanas en el espacio conocido como La Tertulia (que ahora mismo se transmite a través de Radio Alterno. Sin más, aquí te compartimos dos poemas de este excelente autor.

Tatuaje

Escribir tu nombre en la corteza de una jacaranda,
-es contra natura- más aún, en aquellas que,
por virtud de amar, aroman
las bellas artes.

Escribir tu nombre en una penca de maguey
-es de igual forma, punible e impensable-
por virtud de ofrendar a los dioses
su sagrado néctar.

Por amor y respeto a la corteza de los árboles,
a la agave dermis de salmiana,
por imperativo del insomnio de las letras
y loor a tu real investidura,
he decidido, sobre la inmortalidad
de las piedras preciosas,
escribir un poema,
con la tinta de mi corazón.

Cardumen de elegías

La incertidumbre del pez
y la ley de la distancia
nos habita… nos sentencia.

El dolor que irrumpe, el cauce de la sangre
y las extremidades de la celda.
La ceguera del túnel,
cavando, la fosa de los días,
el hundimiento del velero…

En el puerto, la algarabía de las aves
despliega sus alas sobre el astillero
de ésta y la otra orilla.
La barca sometida por el ancla
detona bengalas de profecías y naufragios.

Urgente voz de veredas
líquidas. Espiral tormenta
alzada en el insomnio del búho,
catedral de utopías, endeble liana
de la fuga. Llama en el pebetro
de banderas olvidadas en el calendario
y los relojes de lunas infinitas.
Pez de todas las interrogaciones y las murallas íntimas.
Mar, oleaje que acaricia el rostro de la arena,
la fugaz acera, el pulso de los días.
Cardumen de elegías
la angustia y la tortura
de todas las mandíbulas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad