Ensayo

Fábula del perdedor y del ganador

Nos educa y domestica el sistema imperante que nuestra máxima aspiración en la vida consiste en ser vistos y presentados como “ganadores” y “triunfadores” en el trascurrir del tiempo y ante los ojos lacerantes de la sociedad, el parámetro de medición del triunfo se ha convertido en la forma de consumo, de modo que, si gastamos, triunfamos, y si no gastamos, perdemos, en esta lógica si triunfamos, recibimos admiración y afecto, y si perdemos, simplemente no existimos. En este modelo de sociedad excluyente y depredadora tanto los ganadores como los perdedores no valen por lo que aportan a la sociedad con sus capacidades particulares, sino por el dinero que gastan.

Te quieren convencer de que ser un perdedor es ser menos persona, como si pudiera haber personas menos y personas más, pero lo lamentable es que han convencido a muchos de que tienen que triunfar dentro de las premisas ganadoras que el sistema impone, han dictado las condiciones del triunfo desde una maquinaria sanguinaria e implacable, han hecho del sinónimo de triunfo y de éxito la explotación, el consumo y el odio, les conviene que trabajes siendo explotado con un sueldo miserable, que te mates por ahorrar aunque la mayoría de las veces no lo logras, que vivas para comprar, comprar y comprar artículos impuestos como estatus de triunfo aunque la mayoría de esos objetos sean innecesarios, te imponen la vida a través de casarte y ser una familia modelo heterosexual con indispensable procreación de hijos, que al paso del tiempo, esos mismos hijos se van avergonzado de sus padres que no les pudieron dar lo que vieron que era la felicidad en la mercadotecnia y en la publicidad, así tu familia creada en este sistema de ganadores te ayuda a que gastes y gastes para que siga la rueda del consumo fomentada por el atragantamiento de televisión, de fútbol, de espectáculos, de patria, de días de amor y amistad, de compartir, de navidad, de buenos fines, etc; para que a lo largo de este andamiaje familiar te convencieras y convencieras a tus hijos y amigos de que ganar es eso y que perder es estar por fuera de este sistema capitalista genocida, estas categorías han sido impuestas por alguien más y no por ti, que eres tú quien realmente pertenece tu vida.

imageEsta ideología convirtió el consumo en consumismo y por lo tanto, estos parámetros nos dicen que somos valiosos para los demás en la medida que gastamos más dinero y lo mostramos en público, en esta dinámica de valoración en base a la economía de mercado se mide en términos de exterminio y de estatus de guerra, al no sentirse reconocido en esta sociedad se crea una acción de represión la cual no compensa la propia satisfacción, al estar inmersos en un mundo ultra competitivo si eres considerado un perdedor el desprecio es cruel y duradero, pero tramposamente en esta sociedad donde el capital es el mayor valor siempre van a existir vencedores y vencidos, por lo cual es una gran paradoja que se fomente el triunfo con unas reglas en donde es imposible que todos sean ganadores, con esta lógica es imposible desarrollar las potencialidades humanas y la creatividad del ser, las cualidades innatas de cada persona son cuantificadas en valores monetarios, por lo que la esencia de las personas se queda dormida y oculta, la lucha por la sobrevivencia del más fuerte se convierte en valor supremo, cambiando de tajo la escala de valores convirtiéndolos en simples recuerdos de buena fe.

Como seres humanos que somos, luchamos por las nuevas formas de reconocimiento social que se han impuesto, nos mueven necesidades elementales y necesidades sociales, requerimos de una valoración social que nos fortalezca el autoestima y nos haga encajar en la sociedad dentro de la escala mercantilista del consumo y de la proyección de ganadores, la actual crisis es tan profunda que estamos en una franca decadencia moral, sin valores humanos, con un fomento sin precedentes de una inmersión cultural en los cauces aspiracionales con el consumo como destino exclusivo.

imageLos verdaderos triunfos que lograste conseguir no los consideras triunfos y están relegados en las cosas triviales que te dictan los parámetros establecidos, no los consideraste dignos de entrar en esa categoría de victorias, esas pequeñas cosas que nos brinda la vida para seguir admirando la belleza, la sinceridad y la autenticidad del ser humano, a veces pasan desapercibidas por la monotonía industrial de la vida pero son felicidades que dan abundancia, la mayoría de esos triunfos verdaderos no se pueden adquirir en ninguna boutique ni en ningún supermercado, son valores inmateriales que hacen el papel de milagros  y pequeñas plenitudes, pero tú sigues empeñando en comprar y fabricar el milagro, pues crees que así serás feliz, lamentablemente ya estas inmerso en esa categoría mercantilista vacía y predecible que te han legado y por lo tanto nunca llega esa plena felicidad.

De pronto nos damos cuenta que perder y ganar no son más que categorías inventadas, patentadas, manipuladas y difundidas por la sociedad de consumo, según esos parámetros, nunca ganaste, porque con este sistema nadie gana, todos se convierten en perdedores, todos perdemos todo el tiempo, el mismo sistema le conviene que perdamos y que haya un pequeño paliativo que te engañe haciendo que ganes alguna vez de manera efímera y simulada, con esto concluimos que el triunfo y la derrota son simples abstracciones, necesitamos una nueva escala de valores que enaltezca la buena voluntad, la solidaridad y la contribución que cada cual haga por el bienestar social, donde se reconozcan el aporte de cada cual, producto de nuestras cualidades particulares y no de catálogos mercantiles de poses falsas y vacías, el verdadero prestigio y la verdadera autoestima van de la mano con la autorrealización personal y no con el poder económico.

Nunca se gana o se pierde; se vive o no se vive.

Cuenta con estudios en Economía y Derecho, así como de maestría en Derecho Laboral y Doctorado en Economía y Políticas Públicas; ha desarrollado una carrera artística en la escritura y en diversas actividades culturales, así mismo cuenta con una trayectoria social y política en cooperativas, asociaciones y sindicatos, también en el ámbito gubernamental ha participado a nivel local y federal, es docente de licenciatura y posgrado, además de conferencista, contando con diversas publicaciones en varios géneros literarios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad