Poesía

Hace ya… (un poema de Marcella Ayala)

Marcela Isabel Ayala, (2 de marzo del 2003, Ciudad de México), actualmente reside en la Ciudad de México, en un pueblo donde la cultura a diario está presente: San Andrés Mixquic. Es egresada de la UNAM en la Preparatoria N°1 “Gabino Barreda”. Actualmente trabaja en una fábrica de diseños plásticos. Desde muy pequeña la necesidad de expresar sentimientos, experiencias y sueños la llevó a tomar el lápiz y cuaderno para plasmarlos en papel. Se considera a sí misma una aprendiz para escritora, además con pasatiempos como la danza contemporánea, pintura al óleo  el atletismo, sin embargo, su vocación y pasión es la escritura como herramienta para transmitir sentimientos como momentos, que sean recordados y tomados para inspirar a los demás. Sin más, aquí un poema de Marcela Ayala:


Hace ya…

Hace ya seis meses
Que nuestro refugio se volvió naufragio
Que irónico,
Perder al hombre que amo y a mi compañero de vida al mismo tiempo
De saber que así pasaría
La insistencia por tu cobijo no persistiría
Por besar frágilmente y llena de éxtasis cada parte de tu piel
hubiera quedado en sólo hubiera.

Lamentablemente, lo hice
Rocé con mis palmas tus escurridos brazos
Lamí cautelosamente desde tu pelvis hasta tus orejas
jugueteando a hacerte el amor con más fuerza
Jale con desdén tus cabellos negros
Hice que gimieras mi nombre con desespero
Mordiendo el mismo labio que mordisqueabas estando bien situada sobre tu cuerpo
Apretando tu cuello, azotando tus mejillas con estas pequeñas manos
Que esta misma noche estas completamente entumecidas
Al vapor del café, del invierno que entra este mes.

Aquel video, el de la última y se fue
Es lo único que queda aparte de tus huellas
Hace un mes, que ya no me ves
Que tu sonrisa la tiene otro juez
Una más cálida
Menos desvariada
Poco menos que nada, intento de poeta malhumorada y claro, ebria de licor y de espumosas burbujas de adiós.

Hace ya seis meses,
Siendo sábado hoy
A seis días de los siete sin tu calor
Que duele la noche
Duele la vida
Duele que seas el -sin titulo-
De mi permanente agonía
La que veo tangente a jamás terminar, a menos que sea en una caja de marfil con el epitafio de
Tuya siempre será esta fruta podrida…

 

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad