Ensayo

La lucha gay en su laberinto

Las diferencias sexuales son construcciones propias de la sociedad burguesa, porque vivimos en un mundo sin sustancia, en el cual la realidad se ha degradado en la simulación, en la virtualización del espacio social y cultural… Es un mundo artificial, que administra personas, con la misma superficialidad con que administra cosas, las rendivicaciones gay ahora están cooptadas y secuestradas por la mercantilización, la simulación, la ignorancia y la falta de discurso rendivicatorio.

Las instituciones dominantes han expropiado todo, hasta las transgresiones, ante la vista y paciencia de todos, las seudo transgresiones están fomentadas y expropiadas por el poder hegemónico como es el caso de los Oligopolios y Gobiernos oportunistas, para crear un mercado de consumo y explotación dirigido a la comunidad LGBT+, ahora existe todo un extenso mercado denominado “ROSA”, el cual sólo quiere ganar y lucrar con una causa social, en donde en se crean estereotipos fáciles de identificar, hoy en día es casi una moda “ser gay”.

image

La gente debe ser libre de explorar su propia sexualidad, libre de la coerción estatal o religiosa, y que el sexo no sea otra de las mercancías, como es en el capitalismo, hoy se presentan marchas y celebraciones por el orgullo gay, pero tienen un fin ‘mercantilista’ y pretenden ‘instrumentalizar’ la reivindicación con fines lucrativos, es así que las empresas muestran una gran presencia exponiendo sus marcas como aliadas de la diversidad sexual pero violando la mayoría de ellas los principios más básicos de los derechos humanos, como es el caso del salario que les pagan a sus trabajadores, las contrataciones sin prestaciones sociales, la brutal contaminación que generan estas industrias, etc., es así que tanto sectores de empresarios “gay-friendlies” como políticos se han apropiado del discurso gay para encauzarlo en el consumismo y como botín político para campañas electoreras. Se ha ido perdiendo el génesis del movimiento LGBT+, en donde se cuestionaba la moral y el orden heterosexual como sexualidad normativa dominante necesaria para la reproducción de un sistema de relaciones económico-sociales basadas en la explotación capitalista.

En donde se cuestionaba el rol del capitalismo en la opresión de las minorías sexuales y el horizonte de la liberación sexual estaba íntimamente ligado a la transformación de las relaciones sociales. Se institucionalizó el movimiento que planteó la lucha y la liberación sexual sólo en términos de conseguir derechos sexuales y reproductivos en los marcos del capitalismo, dejando de lado la lucha contra el mismo sistema.

image

En esta lucha contra la discriminación y la exclusión de personas gays, el mercado vio la posibilidad de crear un nuevo nicho que no existía con los heterosexuales, esta apropiación del discurso de la liberación sexual por parte del mercado rosa se centró en señalar que la libertad sexual se alcanza con el consumo y con el acceso a esas islas de consumo y tolerancia. Así, la necesidad de espacios que exigía-y aún exige -la diversidad sexual fue aprovechada por las empresas y los gobiernos para generar una inclusión parcial y limitada, pero para el consumo, que en nada se han ocupado de generar una verdadera inclusión de las personas gay a los espacios de trabajo, a los servicios de salud, a los espacios públicos o en las escuelas.

El capitalismo rosa ha mercantilizado y especulado, se promueven estilos y estereotipos de la comunidad gay en donde se promete la realización del individuo a través del acceso a estos espacios de consumo, se fue generando un “deber ser” de lo gay con sus muy consabidas lugares comunes como “las locas”, “los tacones”, las lentejuelas”, “las tortillas”, etc., pero el capitalismo se puede mutar y volver rosa incorporando de forma parcial ciertas identidades y sexualidades mercantilizándolas al integrarlas a los espacios para crear un “consumo liberador”.

Es por ello que realizar una marcha de protesta y convertirla en una fiesta de exhibicionismo, de consumo y carente de objetivos reindicativos, es caer en el juego del yugo moral y social del opresor de las libertades sexuales, es momento de encaminar todos los movimientos realmente transgresores con conciencia de clase para que se luche en contra de la mercantilización de nuestras vidas, nuestros cuerpos y deseos, y por una verdadera inclusión de todas y todos para el desarrollo de la sociedad.

Cuenta con estudios en Economía y Derecho, así como de maestría en Derecho Laboral y Doctorado en Economía y Políticas Públicas; ha desarrollado una carrera artística en la escritura y en diversas actividades culturales, así mismo cuenta con una trayectoria social y política en cooperativas, asociaciones y sindicatos, también en el ámbito gubernamental ha participado a nivel local y federal, es docente de licenciatura y posgrado, además de conferencista, contando con diversas publicaciones en varios géneros literarios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad