Un manifiesto utópico y de vidrio

Introducción

Luego de abogar por una implosión cultural y artística para poder comprender el yo de la sociedad cultural alternativa «y ¿por qué no? También de la cultura del establishment» que yace debajo de las sábanas mentales o de aquellos recovecos que compendian la siniestra cabalgata de la creación, se llegó a una conclusión firme y estoica: se requería una nueva aventura, un tanto espiritual, que nos desbocase a la divulgación del gran y bello monstruo que es el arte. Esta implosión por supuesto ocasionó un tornado de vidrios que dio pauta a la creación de una editorial independiente con un modelo de autogestión, autosustentación, así como de autopublicación; a diferencia de otros espacios de autogestión «a los que desde el centro de nuestra carne amamos, hermanamos y valoramos como un rico tesoro» decidimos ponerle una filosofía, no es porque la propia cultura alternativa carezca de ésta, es simplemente que la establecida no acordaba a los términos que buscábamos en un inicio, si algo tiene la cultura alternativa es justo esto, la alternativa para el pensamiento, la pluralidad para ser, creer, divulgar, fomentar y existir de la manera que la libertad nos lo permita; notamos que la cultura alternativa y en específico algunos agentes de su desarrollo se vieron estancados por ideales costumbristas de cómo damos y recibimos el arte y la cultura, y luego de cavilar en posibles caminos decidimos poner en marcha el vuelo de un ave libre, a la que no confundimos con libertina, para que nos guiase en el camino insurreccional.

De éste modo llegamos a lo que es Vitrali Ediciones. Una apuesta segura «¿o era al revés?» a un espacio libre y sostenido por los brazos comunitarios que se han hecho cómplices en una desventura para la pasividad. Como se ha recalcado, Vitrali excava para producir, popularizar y avivar viejas y/o nuevas voces que trataron de acallar, que se desposeyeron al no ver posibilidades debido a macromentiras que ofrecen también, en ocasiones, las alternativas; voces acalladas que contienen diversas técnicas y anti-técnicas, todas diferentes unas de otras, lo que las convierte en inestimables.

Dentro de lo que compone a Vitrali hay diversos elementos, uno de ellos es un consejo editorial, pero notamos que esto era limitar los ideales utópicos, decidimos popularizarlo y hacerlo un común para quien gustase adentrarse, sin distinciones, sin egoísmos, sin fantocherías que “raramente” se dan en el cosmos del arte, decidimos no crear ropajes que calentaran en una fría noche, sino más bien un uniforme en donde todas las mentes creadoras hallasen un espacio, un lugar en donde el raudal canto se acompasara y se pudiese ir en una marcha a esa finitud que es quebrada por el deseo artístico, e incluso de la vanidad humana: el quedar plasmado y convertirse en tiempo sin tiempo, o sea en infinito.

“Sin título” / Maggy grafito sobre papel, 2019

La sociedad en la que vivimos, que ha convivido con el arte como un recurso popular y esto ha llevado a relegarlo a un término ornamental o siendo percibido como una moda para hacerse notar como grandes pensantes, nos presenta fastuosos caminos a seguir, estándares a cumplir y metas a alcanzar. Además, a todos estos problemas se les suma la realidad virtual, arma de doble filo, pues si bien nos puede presentar un mundo de posibilidades en donde encontramos la información a unos dedazos de distancia, lugar en donde se puede divulgar y enfatizar el trabajo que realizamos, también es una trampa mortal pues la información se desplaza en el deslizar de los dedos y una gran parte de la sociedad idolatra a agentes del narcisismo (no es que haya un rencor hacia estos, pues hay grandes personalidades y seguramente personas, sino que, muchos atienden a la desvalorización, evitan la nutrición de aquellos elementos artísticos y culturales, tal y como en su época fue la televisión), y entre esto y ver el arte y la cultura como decoraciones, el trabajo artístico se pierde en un mar de códigos. Pero, hemos notado un punto estratégico, tal y cómo los memes, o como decía la mano derecha del Fürher, Joseph Geobbels, “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad” (abordando esto desde una postura como influencia para la sociedad): la híper-difusión dentro de las redes sociales nos ha hecho abrir los ojos, así hemos logrado taladrar y taladrar hasta llegar a la médula, y desde allí crear público, gente interesada, personas que buscan ser parte de la aventura artística, que quieren conocer, que tienen hambre de literatura con corazón, y no sólo de ello, sino en las ramas de las artes en general, pues en Vitrali no se busca el límite, sino más bien producir una nueva forma de aprehender, apelar a la exploración interna y externa, nutrir el espíritu con arte para posteriormente ofrecer valores a la comunidad, es decir, no acaparar lo que contenga la obra, reconocer las tangentes, inaugurar nuevas mitologías, escindir los sentidos y luego replantearlos racionalmente o irracionalmente, según sea la naturaleza de la obra.

Ahora bien, los criterios utópicos presentados a continuación y el quebrantamiento de los ideales interpuestos en la cultura alternativa (o contracultura) es un gran sueño pero, ya desde tiempos inmemorables, se ha considerado el postulado de que la vida es tan sólo un sueño.

La espina dorsal

Y una marea de cristales rotos la trajo aquí…

I. Vitrali es una niña, es morena, de cabello rizado y tan negro como la noche, con los ojos rasgados y pestañas largas, Vitrali es sonriente, con la nariz respingada, Vitrali es de baja estatura, es más alegre que quien escribe esto, es atrevida, hablantina, espontanea, extrovertida, Vitrali es osada, es una muñeca de cristal, tan frágil como los vitrales, quizás Vitrali es un signo de rebeldía a todo lo que ha sido estipulado, Vitrali es un acto revolucionario.
II. Vitrali, como el todo, se germinó gracias a un no.
III. Vitrali es independiente y autosustentable.
IV. Vitrali es una respuesta, es la confrontación a la ausencia de plataformas accesibles y a la negligencia de mesías que buscan tejer mentiras, pero sólo tratan de anestesiar a la cultura independiente para posteriormente escalar a las mismas cúpulas tramposas que por años han particularizado la cultura para sus bolsillos.
V. Vitrali apuesta all-in por voces, gritos y susurros consolidados y/o noveles.
VI. Vitrali ahonda en el océano, y apunta a la creación de una plataforma estrictamente accesible para la difusión del arte, de la cultura, de la literatura, de las ramas narrativas, poéticas y ensayísticas.
VII. Vitrali fomenta a múltiples renglones la estructura redárquica dentro de la cultura alternativa.
VIII. Vitrali no es una profecía cumplida. No es una mesías. No busca salvar ni rescatar ya que ni el arte ni la cultura necesitan una redención.
IX. Vitrali da pasos en colectividad. En esencia es un campo de concentración de las comunidades literarias.
X. Vitrali busca desaparecer el centralismo del arte; a su vez desbanca la subjetividad que han tornado objetiva al momento de catalogar y vulnerar lo que se entiende hoy como arte o literatura.
XI. Vitrali es una rendija que da para un cambio hegemónico de la difusión y promoción de las letras.
XII. Vitrali es autogestión.
XIII. Vitrali es plataforma para la libertad de la palabra. Es oposición. Es un concierto de miles de voces. Es el primer trago que se le da a un vaso con whisky.
XIV. Vitrali no es un espacio encasillado a las letras, Vitrali sabe que hay distintas maneras de leer, y una de ellas es leer al mundo mismo e invita a interpretarlo.
XV. Vitrali no discrimina, no segrega, más bien genera en abundantes cascadas la democratización de la literatura.
XVI. Vitrali busca romper a batazos el ideal de la cultura y el arte como ornamentos de los poderes facticos.
XVII. Vitrali es un espacio de tolerancia, es hospitalario, de respeto y resignificación de las letras como de quien las escribe.
XVIII. Vitrali busca hallar un sutil sitio en la intemperie del híper-modernismo en el que lo que ocurre se olvida en una hora, o quizás, en escasos minutos.
XIX. Vitrali es una herramienta de construcción, quizás, como escuchó en su infancia, es un beso de martillo, pues puede crear o destruir.
XX. Vitrali busca la estética, la anti-estética y la amorfidad del vertiginoso pensamiento humano.
XXI. Vitrali está en un pasaje entre la realidad y lo onírico. Vitrali es una imagen que merodea por las diferentes cascaras que cubren los sueños.
XXII. Vitrali reta aquellas contusiones que dejaron a la sociedad. Tiene memoria.
XXIII. Vitrali es para quien muere en vida, para quien funde su esencia en las tinieblas o en la más brillante luminosidad, para academistas y anti-academistas.
XIV. Vitrali es un reflejo de lo desconocido, de las flamas que no nos fueron otorgadas por Prometeo, es una representación de lo visualmente surrealista del mundo. Es una contradicción por sus diferentes puntos de vista, tiene desiguales tesituras y sabe que la vida no es blanca o negra, es pluralista, abarca distintas filosofías y se conflictúa abiertamente contra el quietismo del pensamiento.
XV. Vitrali surge con naturalidad, no hay imposiciones en su haber. Vitrali es redescubrimiento en la profesionalidad, es un compromiso para crear pertenencia; Vitrali observa las espaciadas intervenciones en el cielo y quiere volar para pertenecer a ellas.

¡Viva el vigor!
(un apartado de la postura espiritual)

I. Creemos que el ser supremo existe bajo la unidad de un absoluto y del todo. Lo denominamos el espíritu;
II. El espíritu, baña toda su creación y la vuelve a crear en un ciclo eterno. La diversión es infinita;
III. El ser humano posmoderno no ha llegado al absoluto. Su vida debe tener un motor interno de energía;
IV. Nunca obtendrá su alimento del pan y del vino, la fuerza interior viene del desempeño en su entorno. La fuerza interior viene del espíritu;
V. Las ofrendas al espíritu son espirituales. Damos al César lo que es del César y al espíritu lo que es del espíritu;
VI. Necesitamos creaciones espirituales que nazcan en sueños, vivan en el mundo y mueran en monumentos eternos;
VII. Amamos la energía y el trabajo infinito, deseamos repetir la misma prosa una y otra vez sin cansancio. La expresión es nuestro vigor;
VIII. Si el ser se cansa, falla, no escucha, no habla y no vive, queremos ser más que seres, nosotros queremos vivir, hablar, escuchar, triunfar y ejercitarnos. Somos un conector de los muertos con los vivos, queremos comunicarlos;
IX. Creemos en la comunidad y en que el otro es otro yo, no somos un nombre, una cuenta de banco, ni un producto terminado para degustarse, somos un producto indeterminado en constante cambio, construcción y movimiento;
X. Somos una piedra en bruto que tallaremos a través de la comunicación;
XI. Construiremos templos en los volcanes más altos, donde viviremos entre el ser más acabado: el ser artista;
XII. Entendemos que el ser humano es un ser técnico, todo lo que desarrolla lo hace para sobrevivir, toda herramienta es una técnica, ya sea física o mental. Nuestras técnicas son las garras, pelaje, alas y branquias que no nos dio el espíritu;
XIII. Nuestra diosa la técnica “arte” espera que sobrevivamos, pues el espíritu nos dio algo que hasta la más fuerte bestia nunca tendrá: nos dio vigor;
XIV. El vigor es la voluntad de ser y estar en el plano del espíritu;
XV. No buscamos materialismos viejos, ni restaurar viejos imperios, buscamos erigir un altar a la energía, al trabajo, al vigor, al ejercicio constante, a la técnica, a nuestra naturaleza creadora;
XVI. La naturaleza de la humanidad de Vitrali no es el mundo hostil y depredador para la misma, no sobreviviríamos. La naturaleza que creamos es una segunda naturaleza, la llamamos lenguaje;
XVII. La letra V es la representación de la creación, las piernas abiertas de la Diosa del Vidrio, la primera que parió el primer arte: el esfuerzo creativo;
XVIII. El vidrio es el primer material que nuestros antepasados crearon de la transformación natural, diferente a la piedra como auxilio, el vidrio es conquistador;
XIX. Nosotros insistimos en traer una re-evolución de la técnica, nuestro vidrio será la nueva lengua, nuestro entorno la posmodernidad;
XX. Volveremos a ser seres ejercitantes de trabajo infinito disfrutando la mayor felicidad posible: el dominio de la repetición y el placer de realizar una tarea sencilla paso a paso, marcha a marcha, verbo a verbo y oración a oración;
XXI. Observamos en la posmodernidad mucha pereza y muy poco movimiento, vemos como se ha congelado el humano moderno, incauto, sin pensar, nosotros vivimos en el suelo, viviremos en las frías montañas y volcanes, limpiando las flores con la suela de nuestra bota;
XXII. Nuestro espíritu es el vigor, somos vigorosos, somos abundantes, somos incansables, somos máquinas creativas, la técnica y el arte son nuestras musas, somos sus soldados y transformaremos nuestras arenas en vidrios hermosos, que como piedras preciosas restablezcan la belleza en el Mundo.
XXIII. Somos los seres más técnicos, somos artistas, somos vidrio, no polvo, somos Vitrali.

De vidrio, arte y locura
(un apartado de la postura política)

Como consecuencia de una convergencia artística comunitaria, da vida a un ente que emerge de las mentes libres e inquietas de los autores y autoras que invaden la vida cotidiana llevándonos a la utopía de las letras y el arte, es por ello, que ahora se presenta el siguiente manifiesto:

I. La cultura es un derecho recogido por la declaración Universal de los Derechos Humanos, y un bien de primera necesidad, y así debe quedar establecido en todas las normas de nuestro país, a partir de ahora y para el futuro, esto conlleva que debe estar protegida, impulsada y promocionada, con unos recursos suficientes y adecuados a esta importancia.
II. Si bien las artes son un componente fundamental en el desarrollo de la cultura, más aún desde la perspectiva de la educación, reconocemos que, además de las artes, son de igual importancia en la acción pro-cultural los procesos de: Promoción de los libros, la lectura y la escritura; los actos festivos de base cultural y origen comunitario; la creación a través de los medios alternativos de comunicación; la protección de los patrimonios culturales y naturales, la historia y la memoria; las acciones de diálogos interculturales.
III. Junto a la cultura institucional y a la cultura mercantilizada coexisten iniciativas culturales surgidas de la sociedad civil que carecen de ánimo plenamente lucrativa y que, por lo general, profesan una fuerte vocación pública, estas iniciativas se caracterizan por su compromiso social. Parten de planteamientos globales para actuar localmente, sobre su entorno más próximo y su comunidad. Son, por tanto, iniciativas esenciales para el desarrollo de visiones plurales, interculturales, transdisciplinares y descentralizadas.
IV. Este espacio cultural es un lugar de encuentro que estimula la generación de ideas, siendo un laboratorio de innovación artística y aprendizaje colectivo, pero también de innovación social, pues su fin último es el fomento y desarrollo de una ciudadanía activa.
V. Impulsamos y fomentamos la circulación y promoción creativa de contenidos culturales y artísticos por los territorios ya físicos o virtuales, posibilitando el intercambio con los creadores y su sostenibilidad con enfoque comunitario.
VI. Convencidos de la capacidad que la cultura y el arte tienen de articular las diversas dimensiones del ser humano, y en la eficacia del flujo de ideas, información, iniciativas y recursos para construir esa nueva etapa, proponemos espacios colaborativos que promuevan la generación de economías creativas, que a través del arte resignifiquen las realidades mismas.
VII. Afirmamos que en estos momentos está en peligro la diversidad literaria, porque las editoriales independientes, con menos de diez empleados, representan el 85% de las empresas dedicadas a la edición de libros, pero son las que menos apoyos y beneficios gubernamentales tienen, es por ello las distribuidoras y librerías también son indispensables para la pluralidad de la oferta de las editoriales independientes.
VIII. El arte a pesar de su papel positivamente utópico, progresivo, no puede trasformar las realidades sociales, pero si puede jugar un rol muy progresivo en el que plantear dentro de la sociedad la existencia de la posibilidad de un mundo diferente, un mundo de libertad, el arte nos adelanta la posibilidad de una nueva realidad plena, la posibilidad de un mundo libre en todos los sentidos.
IX. Tenemos la vocación de brindar posibilidades para el desarrollo personal creativo, estimulando la imaginación y creatividad de niños y jóvenes, fomentando el conocimiento del patrimonio cultural, la valoración de las artes, de los logros e innovaciones científicos facilitando el acceso a las expresiones culturales de todas las manifestaciones artísticas y fomentando el diálogo intercultural favoreciendo la diversidad cultural.
X. Nosotros como editorial independiente y ente cultural seguiremos existiendo a pesar de las megacorporaciones globales y las megaeditoriales, seguiremos impulsando libros y actividades culturales arriesgadas, novedosas, duraderas y apasionadas por la literatura y las artes.

Por una cultura en libertad, utópica y emancipadora.

Camino paralelo
(un apartado de la postura autogestiva y de colectividad)

Vitrali Ediciones toma como eje transversal la palabra autogestión, pues parte de sus principios y valores es impulsar a incentivar la resignificación de la autora o autor, es trazar un camino de conocimiento y respeto en un sitio que brinde la capacidad hospitalaria y colectiva dentro del campo de intercambio de acciones que lleven a posibilitar la accesibilidad de difusión, producción y promoción de sus trabajos.

Sabemos bien que el arte y las acciones culturales son herramientas poderosas de transformación social que brindan la posibilidad de romper los cánones de la hegemonía artístico-cultural actual, por ello, Vitrali es un espacio de procesos que van construyendo de manera contemporánea una ruta paralela a lo ya conocido. La gestión cultural es un término que lleva ya un largo camino, la autogestión (hermana intrínseca de ésta) es la posibilidad de poder convocar a la emancipación de la movilidad, de contar con un mayor conocimiento que den autonomía al artista, que resignifique los valores e incluso administrativos de su trabajo.

Existe un convencimiento en nuestros ideales que la tarea de separar dicho binomio es una tarea a diario, pero la insistencia y necedad ideológica y alineada a la colectividad nos da conocimiento que entre todas y todos podemos desarrollar cultura comunitaria; una cultura y autogestión que rompa los paradigmas establecidos a los cuales aún la sociedad está arraigada, pues las acciones comunitarias nos permiten ser un vínculo y reflejo de las distintas propuestas y operaciones que se desarrollan desde la cultura independiente, inclinados a la autogestión debe haber un pensamiento crítico, propositivo y elementalmente teórico, apostamos a tener un espacio de muchas voces, a preservar las formas comunitarias y autóctonas de cada artista, a desarrollar el papel de mediador, a ser un espacio necesario para reconstruir la utopía del pensamiento crítico, cultural y artístico, a confiar en la libertad creativa de cada uno que ejecute en colectividad, a fomentar la pertenencia artística.

Vitrali nace a partir de la propia autogestión, de la necesidad de dar a conocer el propio trabajo, de la insistencia de espacios de difusión y la creación de redes entre artistas, que permitan difundir su trabajo, consideramos que la colectividad es la base de la edificación de nuevos procesos ante la culturización que vamos trazando y escribiendo entre todas y todos; dicha tarea no es menor, el proceso de autogestión es un camino largo y lleno de estalactitas en un camino de colectividad, de ideologías y teorías que vamos poniendo en praxis, pero sin duda alguna da como resultado la suma de acciones satisfactorias a quien decide andar por las venas de este ser llamado arte, este campo reflexivo nos ayuda a entendernos como seres de constructos históricos, que no siempre hemos sido los mismos, sino que vamos transformándonos y adaptándonos a las relaciones subjetivas, intersubjetivas y objetivas, es pertinente enfatizar que debemos continuar forcejeando con la realidad, realizando mutaciones de fondo, construyendo y deconstruyendo para que acontezcan en la colectividad y terreno comunitario, ejecutando nuevas fórmulas horizontales dentro de la autogestión, creando modelos distintos para resaltar el valor del trabajo, por fomentar a la redarquía que da apoyo hermanado dentro de la difusión de las otras y los otros, pues confiamos en el respeto a la otredad, la palabra del otro es tan valiosa como la de uno, la acción del otro es tan digna como la de uno; un trabajo horizontal lejos de parámetros mesiánicos (terreno turbulento que se ejecuta en esa otra manera de difundir el arte), qué si no el arte salva, que si no es una manera de responder al mundo con amabilidad transformando la realidad en acciones intrínsecas al ser humano, el artista como transformista de lo más valioso del ser; entender que todos estos conceptos dan por resultado una autogestión digna, que valore al propio no sólo en campo artístico-cultural, sino en la vida comunitaria y colectiva, en el hoy a hoy cotidiano.

Vitrali confía en que juntas y juntos podemos crear un espacio de autogestión que hondee la bandera de la libertad, que rompa determinismos y construya un campo donde sembremos arte y cultura, donde no se omita información y el conocimiento sea colectivo, para todos todo, donde desquebrajemos con arte los viejos conceptos, información es poder, donde el poder sean sus propios artistas, donde el poder sea la fuerza colectiva, donde los lazos de construcción sea la información.

No hemos encontrado el hilo negro. Reconocemos el trabajo de muchas personas en la autogestión, en la lucha de la dignificación de la cultura, sabemos de la cimentación que una gran comunidad ha venido ejecutando, modelos que son ejemplo a llevar, si bien, también nos reconocemos en la historia de la vida cultural independiente que se ha venido trazando en nuestro país, en la vida comunitaria como ejecutores de acciones, reconocemos que el conocimiento no sirve de nada si no se comparte, creemos sin lugar a dudas en la colectividad, confiamos en que la vida dentro de las prácticas artístico-culturales posibilita una manera de vivir distinto, incentivamos a confiar en el alcance autogestivo que ejecute cada artística, diafanidad es el pilar en la acción, estamos seguros en la repetición de acciones, reconocemos nuestras pasiones a través del arte, creemos en la formación de nuevos autores autogestivos convencidos de la pluralidad, en la apropiación que desarrolla cada artista, resaltamos que no debemos perder el alma de este coloso llamado arte, en ser críticos, en redefinirnos, en reconstruirnos, en resignificarnos, en lograr el gran desafío de acceso y difusión de cultura y arte para toda persona que hurgue en él.

Sabemos que existen contradicciones, desigualdades en el nivel de desarrollo, identificamos claramente que existe un gran repertorio que, con distintas identidades, expresiones y maneras de manifestar la cultura tenemos como finalidad el fomento y valoración de las acciones de cada uno de los ejecutores de las bellas artes que decida ser parte de éste espacio y su interacción.

Reconocemos el dialogo y los argumentos de cada integrante, abogamos por la mirada común, el respeto de las mentes creadoras por la inclusión de la diversidad para ejercer acciones autogestivas que valoren, reconozcan conceptos de sus contenidos en el aporte que se ejerza para el fortalecimiento desde éste espacio y potenciar a la cultura como la gran posibilidad de transformación social en el diseño de nuevos procesos que impulsen y promuevan desde la participación propia de cada artista; esto sólo es posible con la implicación de acciones de cada artista en colectivo, planificación de acciones democráticas donde ejerzamos nuestro de derecho a las artes y la cultura.

La autogestión es un camino de participación, de organización de dialogo, de representación de una cultura integral y deliberativa, esto puede ser posible con tal involucramiento de todas las personas con la condicionante de ser pertinentes, incluyentes, respetuosos, autónomos, empoderados y horizontales, así como congruentes y coherentes en el ejercicio de éste proyecto, espacio de convivencia y desarrollo para la comunidad, así como la afirmación de las debilidades a fortalecer en la conformación de la redarquía.

Bien identificamos la elaboración de un proyecto que especialice a cada artista en sus mismos proyectos con lógica discursiva y praxis en el ámbito autogestión, pues es momento de cambios constantes; así pues, avancemos en los caminos autogestivos, avancemos en la cultura y su producción, en una cultura amplia como base social, libre y desafiante como consecuencia de nuestros actos humanos y humanizados, que permeen todos los ámbitos, la cultura como un horizonte de distintas posibilidades, avancemos en la creación artística, cultural y simbólica, avancemos en el crecimiento que la consciencia colectiva y con criterio incluyente que preserve el patrimonio de cada quien decida pertenecer a ésta red, avancemos en la ruptura de acciones particulistas, avancemos porque avanzar es la consigna.

Carta del consejo de Vitrali Ediciones

Al igual que el maestro vitralero, con dedicación, pasión y esmero recorta y suelda cada uno de los cristales que darán vida y belleza a su obra. Vitrali Ediciones, es un crisol de abigarrados y vívidos colores conformado por piezas (una directiva, un consejo editorial y de diseño «entiéndase éste para el desarrollo de una estética que procure la conservación del libro como arte-objeto», así como la misma comunidad que puede aportar) que desde diferentes aristas, nos introducen a éste espacio cristalino de gestión literaria.

Vitrali Ediciones, es un proyecto editorial independiente que ha sido fraguado y forjado entre letras, café y la urgente necedad por acercar al público una muy variada gama de textos, poemas, relatos y autores. Autores que nos narran entre destellos cristalinos lo intrínseco del ser y las emociones traducidas en letras.

Vitrali Ediciones, como proyecto editorial asume con responsabilidad, respeto y plena garantía del contenido de la obra, la responsabilidad social de dar cabida e inclusión a todas las expresiones literarias y artísticas, así como difusión, impresión y seguimiento a cada una de esas voces (o plumas) que desde su catálogo se manifiestan.

Las letras y las artes literarias han sido desde siempre, pieza fundamental en el desarrollo de la humanidad y sus métodos de expresión y comunicación, es por ello que en Vitrali Ediciones, damos la bienvenida a todos aquellos seres, que desde su interior nos incitan a ese diálogo silente en que autor y lector, conforman una sola persona.


Éste manifiesto ha sido redactado por los integrantes del consejo editorial de Vitrali Ediciones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad