Narrativa

Vengas de donde vengas = esperanza

En conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas (hoy 9 de agosto), Vitrali se suma a la importancia de esta fecha e incluimos el cuento a continuación escrito por el Mtro. Fluvio Ugo Guerra (quien es parte de nuestro consejo editorial y orgullosamente oaxaqueño descendiente zapoteca) dicho texto se desprende de la antología de cuento breve Todos somos inmigrantes (BENMA Grupo Editorial, junio, 2018); por otro lado, compartimos una imagen del artista visual Yamil Guzmán, que incluye aquellos rasgos autóctonos de donde proviene: la cultura zapoteca del Istmo de Tehuantepec, su trabajo artístico incluye esas formas y colores que emana su inconsciente y buscan plasmar en imagen las tradiciones y ritos que lo han formado como un ser sensible, la obra que tomamos de Yamil Guzmán se titula “La maestra istmeña” (21x30cm, grabado en linóleo sobre papel, 6/30 reproducciones)

Vengas de donde vengas=esperanza

Érase una vez en una mañana fría y agitada, donde las actividades empiezan con ímpetu en la gran urbe llegando vendedores, comerciantes, cargadores, diableros y transportistas. Se oye el ruido de los tráileres y camiones que descargan sus mercancías para abastecer los puestos, un gran mercado de servicios y productos surge desde las entrañas de la ciudad, en esa vorágine de gente están Manuel y Armando, dos adolescentes indígenas que buscan ganar algunos pesos cargando bultos y cajas de los cientos que se comercian en este gran abastecimiento de productos, hacen una larga fila entre los numerosos buscadores de empleo, hasta que por fin un chofer les indica que descarguen su mercancía a cambio de una propina.

El frío no cesa, es pleno invierno y las consecuencias hacen que lleguen los escalofríos hasta los huesos, pero eso no logra que ellos se desanimen siguen con más entusiasmo después de varias descargas y propinas, así entre enardecimiento y esfuerzo pasan las horas de trabajo.

Terminando estas duras jornadas emprenden su viaje de regreso a su improvisada casa de cartón para asearse y descansar un rato, en ese momento es cuando aportan el dinero que obtuvieron a su madre, Lola, para que haga las compras de manutención para la familia, posteriormente medio comen antes de ir a la escuela nocturna de la cual son fieles y asiduos estudiantes. Ellos provienen de un lugar lejano, en donde la tierra, el aire y la luna son las paredes del hogar, un lugar en donde la vida comunitaria es la prioridad, en donde la armonía entre la naturaleza y el hombre se funden. En esos hermosos lugares llegaron las máquinas a destruir los paisajes, los ríos y los campos, transformaron la comunidad en una fábrica de desechos a favor del gran capital; los que se opusieron valientemente cayeron postrados por la muerte, como fue el caso de Ramiro, el aguerrido padre campesino de ellos por la brutal situación de acoso, despojo y miedo, Lola cogió lo que pudo de su hogar y emigró a la ciudad con sus hijos en busca de cobijo y esperanza.

En la escuela, Manuel y Armando se encontraron con muchos compañeros que viven situaciones similares y que los orillaron a estar en este momento en una ciudad extraña y ajena. Todos vienen de diferentes lugares buscando la utópica razón de pertenencia.

La característica principal de estos estudiantes es que son rechazados o expulsados de sus lugares de origen, por lo cual, los profesores tienen muy claro que sus cátedras deben ser impartidas con un enfoque comunitario y de pertenencia, porque aunque los orígenes de todos sean distintos, la convergencia en el aquí y ahora nos hacen ser parte de esta comunidad, al fin y al cabo, dicen los profesores, todos somos y hemos sido migrantes.

La ciudad oscurece, con eso termina una jornada, pero tanto Armando como Manuel saben que al terminar el día va a amanecer brindando una nueva oportunidad de crecer sin obstáculos que impidan tener una esperanza, sin las cadenas de prejuicios sociales, porque nuestra identidad no es de dónde vengas ni a dónde vayas, lo importante es que estás aquí y ahora.

2 Comentarios

  • Valentín Ortiz Rebolloso

    Saludos a todos los que empujan esta propuesta , buen texto del Dr.Fluvio Ugo .Solicitamos permiso para difundirlo , respetando su autoría .

    • Vitrali Ediciones

      Hola, Valentín. Gracias por seguirnos, estaremos subiendo más contenido; y claro, eres libre de compartir todo lo que gustes. Saludos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad